jueves, 26 de mayo de 2011

Los dorados 20. Estados Unidos

2 comentarios:

Fanny Bueno dijo...

Las inversiones masivas de artículos duraderos como los automóviles y los aparatos eléctricos, que dedicaban a la mejora de los procesos de producción con lo que se consiguió implantar la fabricación en cadena y aumentar la producción por capital, hacen que la sociedad estadounidense en los años 1920 sea de grandes cambios.
Con una sociedad de consumo de masas en pleno crecimiento, se desata una fiebre de disfrutar los lujos y vivir al máximo.
Otro grande cambio es que en 1920 se proclama el voto femenino de las mujeres estadounidenses mediante una enmienda en la Constitución Nacional (sufragio femenino). Por otro lado hay una liberación femenina en cuanto a la vestimenta, peinados en relación a la moda del siglo XIX.
Por eso se dice que es una época de grandes cambios: económicos, sociales, culturales, y políticos.

Tamara Payaslian dijo...

Los Felices años 20, fueron un período de "aparente prosperidad" para Estados Unidos, en donde la industria comenzó a crecer notoriamente, dando lugar al aumento de puestos de trabajo, sueldos, plazos económicos y por sobre todos los aspectos, un nuevo estilo de vida.
El modelo de producción impuesto fue el "Fordismo" - ideado y llevado a la práctica por Henry Ford (fabricante estadounidense de autos), el cual se basaba en la fabricación de grandes cantidades de artículos en serie a bajo costo para vender a precios asequibles. Lo que ocurrió en Estados Unidos fue una superproducción económica por la que no lograron exportar su producción a los países europeos y allí fue cuando se produjo la caída de la Bolsa en Wall Street. Los norteamericanos se internaban poco a poco en una etapa de crisis y desesperación.
Otro aspecto relevante de este período fue la rebelión de la mujer, es decir, se produjo una "liberación femenina". Entre algunos otros beneficios, consiguieron el voto y lucharon contra la represión y el conservadurismo que les afectaba de forma significativa.
Pero todo esto culminó con la inesperada crisis del '29 que no solo damnificó a EE.UU sino también al resto del mundo.